7 ideas para celebrar el Día de Muertos

¡Comparte en tus redes!

En el aire ya siente el aroma copal. Los aparadores de las panaderías comienzan a llenarse con la tradicional forma del pan de muerto y las clásicas calaveritas de azúcar y chocolate. Nadie lo puede negar. La fiesta de Día de Muertos está a la vuelta de la esquina.

Tal vez ya tengas tu ofrenda lista, o que este año optes por algo más anglosajón y las invitaciones para lo que calificas como “el mejor Halloween de la historia” ya estén entregadas. Pero si aún no tienes claro qué harás para celebrar esta fiesta, aquí te dejamos unas cuantas ideas que tal vez te ayuden a decidir qué lugar visitar:

  1. San Andrés Míxquic (DF). Al mencionar Día de Muertos inmediatamente piensas en este pueblo de la delegación Tláhuac. Tradiciones como “la alumbrada”, en la que el panteón se ilumina con cientos de veladoras, lo han hecho uno de los destinos preferidos del turismo extranjero, en estas fechas. El 31 de octubre, los lugareños colocan la ofrenda con la que dan la bienvenida a las almas de los niños, mientras que el 1 de noviembre agregan elementos al altar para los adultos.
  1. Xico (Veracruz). En este Pueblo Mágico, la celebración del Día de los Fieles Difuntos comienza desde el 28 de octubre y concluye el 2 de noviembre con la "velación" en el panteón del pueblo. El camino al camposanto está adornado con una alfombra floral.
  1. Lago de Pátzcuaro (Michoacán). Quizá sea el poblado mexicano en donde la tradición del Día de Muertos está más arraigada. Aunque la mayoría de las personas está familiarizada con el ritual de velación en la isla de Janitzio, hay otros pueblos alrededor del lago con tradiciones increíbles. En Jarácuaro, además de las tradicionales ofrendas, se monta un escenario en el que se lleva a cabo la Danza de los Viejitos (T’arche Uarakua), que forma parte de las danzas huehues. En Arócutin, se coloca un gran arco de flores con forma de iglesia, afuera del Templo de Nuestra Señora de la Natividad. En Cuanajo son famosos los caballitos de madera que se “montan” sobre las ofrendas y los altares dedicados a quienes murieron en ese año, conocidos como ketzitakua.
  1. Huaquechula (Puebla). Los altares que se montan en este poblado son conocidos por mezclar el estilo ornamental prehispánico con la tradición del Jueves Santo. Destaca el caso de los altares conocidos como “cabo de año”, dedicados a quienes murieron en los meses anteriores a la celebración. Se trata de estructuras piramidales de tres o cuatro niveles en los que se representa el plano terrenal, el cielo y la cúspide celestial.
  1. Tehuetlán (San Luis Potosí). La festividad es conocida como Xantolo. En ella se celebra la reunión de los vivos con sus antepasados. Al igual que en otros rincones del país, el Día de Todos los Santos se hace una velación rezos y alabanzas, sólo que en esta región también se interpretan algunas piezas de la Danza de la Malinche, durante la noche. Dado que se cree que los difuntos permanecen en el plano terrenal todo el mes, el último día de noviembre se renueva la ofrenda y se adorna el altar con frutas y flores para despedirlos. 
  1. Xochimilco (DF). Conocido por sus canales, en este poblado de la Ciudad de México realizan recorridos nocturnos en trajineras hasta una isleta en la que se escenifica la leyenda de “La Llorona”
  1. Aguascalientes (Aguascalientes). La ciudad organiza el Festival de las Calaveras. Durante diez días, las calles y escenarios rinden homenaje a “La Catrina”, de José Guadalupe Posadas. También hay muestras artísticas y culturales.

 

Fuente: México desconocido, En México, Excélsior, El Universal, Cultura Colectiva