¡Comparte en tus redes!

Así es como el insomnio acaba contigo

insomnioSon las 3:00 de la mañana. Llevas horas dando vueltas en la cama y por más que intentas, simplemente no puedes conciliar el sueño. Lo peor es que es la cuarta noche en la que no logras dormir.

Es obvio que tienes un problema de insomnio, lo que no entendemos es por qué no has buscado ayuda médica. Es cierto que este trastorno del sueño es cada vez más común, pero ello no implica que debas vivir el tormento de no poder dormir.

Además, al no dormir, tu cuerpo no puede recuperarse del desgaste del día. Antes de que te des cuenta, tu cuerpo estará fallando. Los efectos secundarios más recurrentes son:

  • Cerebro. Una investigación del Instituto de Neurociencia de Holanda descubrió que aquellas personas que padecen insomnio, son propensas a que se les encoja el cerebro en determinadas zonas.
  • Sistema inmunológico. Las personas que consiguen sólo cuatro horas de sueño cada noche durante una semana producen sólo la mitad de anticuerpos necesario para combatir la gripe.
  • Depresión. La falta de sueño provoca alteraciones químicas en el cerebro, lo cual afecta el estado de ánimo y conduce a la depresión.
  • Presión arterial. Dormir menos de seis horas cada noche duplica el riesgo de desarrollar hipertensión.
  • Corazón. Diversos estudios han comprobado que las mujeres que duermen cinco horas o menos cada noche tienen mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas.
  • Diabetes. Investigaciones recientes aseguran que la falta de sueño provoca que se desarrolle resistencia a la insulina, lo que podría ocasionar diabetes tipo 2.
  • Peso. Diversos estudios científicos han concluido que dormir menos de cinco horas por noche favorece la acumulación de grasa; además de que quienes padecen insomnio tienden a comer más.
  • Piel. Seguramente has notado que con no dormir bien una noche, tu piel luce opaca, seca y sin elasticidad. Imagina lo que ocurre con ella cuando sumas varios días con insomnio.

Otros efectos secundarios recurrentes son: estrés, cansancio, desorientación espacial y somnolencia diurna.