Ayuda a tu hijo a lidiar con el estrés escolar

¡Comparte en tus redes!

Conforme tu hijo avanza en su formación académica, las demandas escolares aumentan. Los horarios, materias y tareas son más demandantes, por lo que no es raro que los niños y adolescentes manifiesten síntomas de estrés.

De hecho, las primeras señales de que el joven se siente abrumado por su vida académica son: angustia, irritabilidad, cambios en los patrones de sueño y apetitito, dolores de cabeza y estómago, y por supuesto, cansancio.

Sin embargo, el estrés suele ser acumulativo, por lo que puede desencadenar graves problemas de salud, como: gastritis, colitis nerviosa, ulceras, fatiga crónica, y en casos severos, depresión.

Si has observado alguno de estos síntomas en tus hijos, es momento de que tomes cartas en el asunto. Recuerda que el estrés escolar no distingue edad, puede presentarse tanto en jóvenes y adolescentes, como en niños y preadolescentes.

De acuerdo con los especialistas, los niños y jóvenes que sufren de estrés tienden a tener problemas de autoestima, por lo que son perfeccionistas y críticos consigo mismos. El caso es que la escuela les proporciona el ambiente perfecto para que le den rienda suelta a sus miedos.

Como padre, debes reforzar la autoestima y confianza de tus hijos. Recuérdales lo importantes y valiosos que son. Destaca sus cualidades y apóyalos mientras trabajan en sus puntos débiles. Procura no presionarlo para que su desempeño académico sea excelente y celebra con él sus pequeños triunfos.

Es importante que tu hijo sepa que puede contar contigo, no sólo para hacer tareas o proyectos escolares, sino para hablar de sus preocupaciones.

También existen algunos trucos sencillos que pueden ayudar a tu hijo a controlar el estrés escolar:

  • Planeación. Es indispensable que tu hijo aprenda a organizarse y establecer horarios para hacer tareas y estudiar. Tal vez suene aburrido para ellos, pero una buena organización evitará que haga las tareas una noche antes de que tenga que entregarlas.
  • Música. Diversos estudios han demostrado que la música disminuye los niveles de ansiedad, así que es una buena idea que tu hijo escuche a su grupo o cantante favorito mientras hace la tarea.
  • Hobby. No importa cuánto quieras que tu hijo sea el primero en su clase, no debe estar todo el día pegado a los libros. Es importante que tenga un hobby que le permita relajarse y olvidarse un rato de la escuela.
  • Distracciones. Debes evitar que tu hijo se distraiga mientras estudia o hace la tarea. Escribir un reporte mientras ve la televisión o usa su teléfono hará que gaste el doble de la energía necesaria.
  • Descanso. La mejor arma contra el estrés es el descanso. Tu hijo debe dormir adecuadamente para que su cerebro y su organismo se repongan del desgaste del día.

¿Conoces algún truco para lidiar con el estrés escolar?