¡Comparte en tus redes!

¡Come como pajarito! Come semillas

¡Come como pajarito! Come semillas

¡Come como pajarito! Come semillas

Las semillas son un alimento esencial para el ser humano, en ellas puedes encontrar bastantes propiedades que aportan muchos beneficios al cuerpo humano, así que es muy conveniente comenzar a comer como pajarito, por bien de tu salud.

Añade a tus recetas de cocina, ensaladas y distintos platillos semillas, de las que más te interesen o las que más te gusten, pero agrégalas. También es conveniente que seas variada a la hora de poner semillas, come de todo tipo que encuentres. La semilla de girasol y la semilla de sésamo, combinadas con la ensalada, constituyen buenos nutrientes y antioxidantes, comer nueces entre las horas de la comida reduce el riesgo de padecer diabetes. Las botanas pueden ayudarte, pero ten cuidado de la cantidad de sal.

Las semillas te convierten en una persona más nutrida, si las incorporas a tus platos aprovechas al máximo sus propiedades. En los último años las semillas han cobrado mucha importancia, es como si de repente se hubieran puesto de moda. En el aspecto gastronómico aportan estilo, textura, color y sabor, por eso muchos chefs las incluyen en sus platillos. Por fortuna, existe una inmensa variedad de semillas en este mundo, la mayoría destaca por su alto contenido en fibra, mejoran la salud intestinal y ayudan a prevenir enfermedades crónicas. Si comes con mayor frecuencia este alimento consumes grasas saludables y minerales que tu cuerpo necesita.

¿Qué semillas comer? Ve al mercado y echa un vistazo, podrás encontrar semillas de calabaza, de sésamo, de girasol, chía, cáñamo, granada, lino, calabaza, albaricoque, comino, uva, etc. La mala noticia de las semillas es que es el alimento que menos consumen las personas. La gente se enfermaría menos si incluye este alimento en su dieta diaria, ¿quieres vivir mejor? come semillas todos los días. Con las semillas adquieres potasio, fósforo, magnesio, calcio, ácido fólico, ácidos grasos, omega 3, vitamina C y E, antioxidantes, hierro, potasio. Mejoran el funcionamiento de tu sistema nervioso central y evitan el envejecimiento.