¡Comparte en tus redes!

Cómo elegir una almohada

Cómo elegir una almohada

Cómo elegir una almohada

El mejor consejero para elegir la mejor almohada eres tú, necesitas probar con distintos tipos apara averiguar con cuál duermes bien. El único especialista a quien puedes consultar eres tú, tu cuerpo será el único que te ayudará a saber con qué tipo de almohada te sientes más cómodo.

Sin embargo hay algunas reglas generales que pueden servirte de ayuda, dependiendo de la forma en la que duermes. Aquí algunas recomendaciones generales de cómo elegir una almohada.

Al dormir boca abajo. Si duermes boca abajo te sentirás más cómodo con una delgada y fina, ésta permitirá que tu cabeza quede inclinada con el cuerpo con una postura parecida a la que tendrías si estuvieras de pie. El grosor de ésta debe ser de 10 centímetros, también es recomendable esta anchura para las almohadas de los niños.

Cuando duermes boca arriba. Si te recuestas de espaldas o si te mueves mucho durante la noche te ayudará una almohada con un grosor y firmeza intermedios, te ayudará a estar más cómodo y permitirá que tangas más movimiento. Las medidas del grosor de esta almohada es de 12 a 13 centímetros.

Si duermes de lado. Hay personas que no cambian su postura al dormir y siempre duermen de lado, para ellas es recomendable una dura y alta, así permitirá llenar el espacio de vacío encima del hombro. Mide la distancia que tienes desde el extremo del hombro a tu cara, al resultado súmale cuatro centímetros (dependiendo de la dureza de la almohada). Una persona con los hombros anchos necesita una más ancha. Lo mejor es que el grosor sea de 15 centímetros. para mantener el cuello alineado con la columna.

Recomendaciones al comprar una almohada

La anchura de la almohada debe ser superior a la de tus hombros, la altura y grosor varía, de acuerdo a los puntos ya mencionados.

Cuando vayas a la tienda a comprar una almohada intenta probarla adoptando la postura en la que acostumbras dormir, comprueba que cabeza, cuello y columna estén bien alineados. Así te evitarás dolores al despertar.

El mejor relleno

Las almohadas están rellenas de pluma, látex, materiales sintéticos y de espuma. A continuación algunas descripciones de estos materiales.

Rellenos de plumas. Estas almohadas son blandas, se deforman pero vuelven a esponjarse, sostienen tu cuello bien, pero es preferible para aquellas personas que duermen boca abajo, sin embargo no se recomiendan para personas muy robustas, y tampoco para quienes se mueven mucho al dormir.

Látex. Son sintéticas, naturales o con una mezcla de ambos, este tipo de almohadas sujetan bien tu cabeza, son ideales para las personas que duermen de costado o para personas corpulentas. El látex permite los libres movimientos y son ideales para quienes son alérgicos a los ácaros.

Sintético. Tienen fibra de poliéster, son blandas y adecuadas para gente no muy corpulenta y para niños, no representan problemas de alergia.

Espuma. Por lo general son hechas con poliuretano, vuelven a adquirir su forma natural, son recomendables para las personas que duermen de lado.