¡Comparte en tus redes!

Alexandra Drijanski

Lo que debes saber de los Probióticos en los alimentos.

 

Hoy en día vemos que muchos productos contienen probióticos y es una palabra muy escuchada pero ¿Sabes que son?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a los probióticos como "microorganismos vivos que, cuando se administran en cantidades adecuadas, confieren un beneficio de salud." Los microorganismos son aquellos organismos microscópicos como bacterias, virus y levaduras.

Los probióticos son las bacterias “saludables" que se encuentran en el tracto gastro intestinal. Éstas son las bacterias que promueven la salud del tracto digestivo, nos ayudan a digerir los alimentos y así poder absorberlos y aprovecharlos mejor. Estas bacterias conforman del 70%-85% de nuestro sistema inmune; así que también nos ayudan a combatir infecciones. Nuestra flora bacteriana se desbalancea continuamente debido a los alimentos que consumimos hoy en día ya que contienen: hormonas, antibióticos, cloro, fluoruro, fertilizantes, pesticidas, esteroides, aditivos y conservadores; además de que tenemos una dieta sumamente repetitiva. Por todas estas razones es importante tomar probióticos como suplemento alimenticio y poder contar con todos su beneficios en nuestros organismo.

Los probióticos además de ayudarnos a digerir nuestra comida; compiten con bacterias dañinas por alimentos, producen sustancias antibacteriales, ayudan a formar vitaminas B1, B2, B3, B5, B6, B12, A y K, ayudan a producir ácidos grasos esenciales, estimulan la reparación celular y aumentan el número de células inmunes.  La mayor evidencia de los beneficios de los probióticos en nuestra salud son:

·       Tratar la diarrea.

·       Mejora la función digestiva.

·       Tratar y prevenir las infecciones del tracto urinario.

·       Tratar y prevenir problemas en el tracto genital femenino.

·       Tratar el síndrome del intestino irritable (SII).

·       Acortar el lapso de infecciones del tracto intestinal.

·       Prevenir y tratar el eczema.

·       Fortifica el sistema inmunológico.

 

Los probióticos han existido en la historia en diversas comidas tradicionales por ejemplo; en Alemania el sauerkraut, el kéfir en Rusia, kimchee en Corea, etc. Gracias a la necesidad de preservar alimentos en la antigüedad se crea la forma de preservarlos mediante la fermentación con el uso de bacterias benéficas y al ver sus beneficios en nuestra salud; su consumo se ha conservado hasta el día de hoy. Los alimentos con probióticos son:

 

  • Productos de soya fermentados como el tempeh y miso
  • Kéfir
  • Yogurt fermentado
  • Sauerkraut
  • Kimchi
  • El té o agua de Kombucha
  • Salsa de soya orgánica
  • Jengibre encurtido
  • Pan auténtico de masa fermentada

 

El intestino contiene bacterias benéficas y perjudiciales. Los últimos estudios demuestran que el equilibrio de la flora intestinal debe ser de aproximadamente 85 por ciento de bacterias “buenas” y 15 por ciento de bacterias “malas”. Si esta relación se desequilibra, se le conoce como disbiosis, que significa que hay un desequilibrio de un cierto tipo de hongo, levadura o bacterias que está afectando al cuerpo de una manera negativa.

Lo que más afecta a la flora intestinal es la prescripción de antibióticos, el estrés emocional, consumo de azúcar, tomar agua de la llave, consumir alimentos con químicos, conservadores y que estén genéticamente modificados.

 

En mi práctica los probióticos son un suplemento que recomiendo ampliamente, ya que la mayoría de mis pacientes presentan estreñimiento, colitis, problemas digestivos, síndrome del intestino irritable e intestino permeable. Además los pacientes que tienen sensibilidad a los alimentos por lo general lo requieren. Es muy importante que las cápsulas cuenten con una capa que proteja a la flora de los ácidos del estómago y esto permita que se implanten a lo largo del intestino.

Las dosis y tiempo que se recomienda el uso de probióticos es muy variado, en la literatura encontramos diferentes puntos de vista de esto, lo importante es que utilices el tipo de probiótico específico para tu malestar y por ello la dosis y tiempo sean en base al tratamiento que necesites, ya sea preventivo o si es enfocado en alguna enfermedad como diarrea, infección por virus o bacteria, etc.

 

Los únicos efectos secundarios conocidos de consumirlos puede ser en un principio la sobreproducción de gases. Les recomiendo ampliamente consumirlos si presentan algunos de estos síntomas. Siempre es muy importante que haya supervisión de un nutriólogo o doctor.

Alexandra Drijanski