¡Comparte en tus redes!

Protege a tus hijos de la contaminación atmosférica

Durante los últimos días, la Ciudad de México ha registrado niveles superiores a los 150 puntos en el Índice Metropolitano de la Calidad del Aire (IMECA). Esta cifra es alarmante, pues lo recomendable es menor a 100 unidades. De ahí que se activara la Fase 1 del Plan de Contingencia Ambiental.

Más allá de las medidas adoptadas por las autoridades y de la inconformidad de los automovilistas, debes saber que la contaminación atmosférica representa un grave problema para la salud. Esto debido a que estás respirando monóxido de carbono, plomo, partículas en suspensión y ozono.

contaminacionLa continua exposición a estos contaminantes aumenta el riesgo de padecer enfermedades respiratorias aguas, como la neumonía, y crónicas, como el cáncer de pulmón; además de elevar la posibilidad de presentar padecimientos cardiovasculares.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, 1.3 millones de personas mueren al año por causa de la contaminación atmosférica urbana, siendo los niños, adultos mayores y los enfermos los grupos más vulnerables.

Por ello es importante que adoptes las medidas necesarias para proteger a tus hijos de la contaminación atmosférica. Las autoridades de salud recomiendan:

  • Evitar realizar actividades al aire libre: ejercicio, caminar por la calle o permanecer en ella durante mucho tiempo. Es mejor realizarlas después de las 6:00pm.
  • Usar tapa boca para evitar el contacto directo con las partículas contaminantes.
  • Tomar abundantes líquidos y comer bien.
  • Mantener ventanas y puertas cerradas.
  • Ante cualquier anomalía en las vías respiratorias, tales como ardor de ojos, dolor de cabeza, resequedad en boca o nariz y sangrado nasal, acudir inmediatamente al médico.

Si tu hijo padece asma, deberás extremar precauciones, pues la contaminación atmosférica eleva las posibilidades de que sufra un ataque asmático.

Asimismo, es importante que colabores para reducir los niveles de contaminación. Evita fumar y usa tu automóvil lo menos posible. Si te es imprescindible viajar en carro, compártelo con vecinos, familiares o compañeros de trabajo.