¿Puedo ser amigo de mi hijo?

¡Comparte en tus redes!

¿Ser o no ser amigo de tu hijo? ¡Esa es la cuestión! O … al menos esa es una de las grandes dudas que aquejan a los padres, sobre todo a aquellos que tienen adolescentes.

La respuesta corta a esa pregunta sería no. No puedes ser amigo de tu hijo. Esto se debe a que la amistad requiere igualdad entre los sujetos en cuestión. Si pretendieras ser su amigo, te estarías restando autoridad. Los hijos, sobre todo los adolescentes, necesitan una figura de autoridad para no perder el control.

Además, recuerda que para que la amistad se dé es necesario que existan gustos e intereses similares. Cualquier parte que asegure que su hijo piensa igual que él está mintiendo.

En vez de aspirar a ser un amigo más de tu hijo, concéntrate en entablar un canal de comunicación en donde predomine la confianza.

Para lograr comunicarte efectivamente con tu hijo hay algunos aspectos que debes cuidar:

  • No basta con oír lo que dicen, debes prestar atención a sus palabras y sobre todo respetar sus opiniones.
  • Evita opinar o dar soluciones a sus problemas. A menos que ellos te lo pidan, guarda silencio.
  • Te lo dije. Por excelencia, todos los jóvenes odian esta frase. A nadie le gusta que le echen en cara sus errores. Además, recuerda que se aprende más de la experiencia que de la advertencia.
  • Lenguaje. Nunca. Jamás. De ninguna manera lograrás comunicarte mejor con ellos si pretendes imitar sus expresiones y forma de hablar.
  • Paciencia. Dado que en esta etapa los hijos tratan de poner distancia con sus padres, es normal que hablen menos contigo. No los presiones para hablar. Necesitan su tiempo y espacio.

 

Si has logrado mantener una buena comunicación con tus hijos:

  • Procura obviar los temas triviales o superficiales.
  • Además de temas familiares y escolares, interésate por sus amigos.
  • Habla con ellos de sus logros, proyectos, metas, miedos y cosas que los molestan.
  • Trata de hablar con ellos de sexo y drogas. Muchos padres temen hablar de estos temas con sus hijos, pero es importante hacerlo.

Si tú has pido mantener el equilibrio entre la comunicación, límites y amistad con tu hijo, pásanos tus tips ya que es complicado lograrlo y mucho más en la etapa de la adolescencia.

Rosado, Yordi. S.O.S. Adolescentes fuera de control en la era digital, Ed. Aguilar. Psiquiatría y salud mental, En buenas manos