¡Comparte en tus redes!

¿Sabes qué es el síndrome pre-vacacional?

síndrome pre-vacacionalLa cuenta regresiva llegó a tres. Sólo tres días te separan de las vacaciones de Semana Santa. El viernes, cuando el reloj por fin marque la hora de salida, podrás olvidarte de informes, proyectos, juntas, clientes y demás obligaciones laborales.

El problema es que mientras esperas que llegue el anhelado momento, algo ocurre con tu concentración. Por más que lo intentas, no logras enfocarte en tus pendientes, por lo que el trabajo se sigue acumulando.

A esta molestia se suman la falta de energía, la ansiedad, el agobio y hasta el exceso de calor. Señales inconfundibles de que tienes síndrome pre-vacacional.

Probablemente hayas escuchado el término con anterioridad, pues se trata de un padecimiento que se está popularizando en todo el mundo.

De acuerdo con los especialistas, el síndrome pre-vacacional se presenta en empleados con una excesiva carga laboral, jornadas extensas de trabajo, y que viven en un estado permanente de estrés.

Al tener que lidiar con estas condiciones laborales, la perspectiva de disfrutar unos días libres en poco tiempo, produce ansiedad a los trabajadores. De ahí que esta semana te sientas desesperada y bloqueada; que percibas que las horas pasan más lento que de costumbre y estés más susceptible a los cambios climáticos.

Toma en cuenta que el síndrome pre-vacacional no es exclusivo de los Godínez. De hecho, 40% de las personas con este trastorno trabajan en cadenas de montaje, son supervisores de fábrica o elementos de seguridad.

Qué hacer para reducir o eliminar los síntomas

De acuerdo con los especialistas, para acabar con el síndrome pre-vacacional es necesario:

  • Trabajar en el control de la respiración y hacer ejercicios de relajación
  • Volver la atención al presente y a la actividad que se está realizando. En estos casos, resulta conveniente practicar algunos ejercicios para recuperar la concentración.
  • Ser honestos sobre las tareas que se pueden realizar en el tiempo que queda antes de las vacaciones.
  • Priorizar pendientes
  • Destina un momento específico del día para resolver todo lo relacionado con tus vacaciones. Este periodo debe estar fuera de tu jornada laboral.

Asimismo, es importante que disfrutes cada momento de tu vida, y no reserves el placer para las vacaciones. Eso evitará que tengas demasiadas expectativas sobre los días de descanso.