¡Comparte en tus redes!

Fimosis cuando el prepucio no baja

Anteriormente te hablamos sobre la importancia del prepucio en el funcionamiento de tu órgano reproductor. Existe un padecimiento que debes de conocer, este es la fimosis cuando el prepucio no baja. Checa de que se trata.

Algunas de las funciones del prepucio son: proteger al glande, producir proteínas antivirales y fungir de escudo protector para que nada le pase tanto al glande como al pene ¡son súper bff´s!

Fimosis cuando el prepucio no baja

¿Qué es?

Podemos definir la fimosis como la incapacidad que surge cuando no se puede exponer al glande al retraer la piel que lo cubre, o sea el prepucio.

Suele darse con mucha frecuencia entre los recién nacidos, y conforme pasa el tiempo va desapareciendo paulatinamente. Desde el año 1° hasta los 5 años de edad. No en todos los casos se retrae por sí sólo, es aquí cuando se tiene que echar mano de otro tipo de tratamiento, de los cuales te hablaremos más adelante.

Existen dos tipos de fimosis:

  • Fisiológica: Se nace con ella
  • Fimosis secundaria: Surge en cualquier momento de la vida, es consecuencia de algún tipo de infección, o golpe que se causó en la región genital ¡auch!

¿Cuáles son los riesgos?

  • Al retener la pipí que no puede salir por sí sola se puede presentar algún tipo de infección.
  • Causa dolor durante las relaciones sexuales
  • Existe un riesgo más alto de contagio en adquirir enfermedades de transmisión sexual como el Virus de Papiloma Humano (VPH).
  • Está latente también padecer cáncer de pene o parafimosis (el prepucio se queda retraído y no puede regresar a su sitio inicial)

¿Cómo sé que padezco fimosis?

Si quieres comprobar que tienes este padecimiento existen algunas formas de hacerlo por ti mismo, sin tener que ir al médico.

Trata de retraer tu prepucio hasta que el glande se asome, si no logras verlo al 100, es posible que tengas fimosis, que se clasifica en 5 grados diferentes. Ahí si es muy necesario que corras al urólogo para que se determine que es lo que sigue.

Tratamiento

En la mayoría de las ocasiones la fimosis desaparece por si sola. Cuando no es el caso, se debe de acudir con un pediatra en el caso de los pequeños (fimosis primaria) para que evalué la situación. Cuando la persona ya se encuentra en la adolescencia o en la etapa adulta (fimosis secundaria) es necesario tomar en cuenta los siguientes tratamientos:

  • Pomada

Esta pomada mágica está hecha con corticoides, que tienen la bondad de tener propiedades antinflamatorias, analgésicas y antibióticas. Esto hará que la piel se vaya haciendo más suave y fina, facilitando su movimiento y como consecuencia retracción.

  • Ejercicios

Puedes realizar ejercicios con ayuda también de la pomada. Con una mano se tiene que sostener el pene y con la otra el prepucio, esto durante te estas bañando para causar heridas D:

Este ejercicio es inofensivo y debe de ir soltándose la piel poco a poco, hasta que este movimiento se pueda hacer sin ninguna dificultad.

  • Cirugía

Si el asunto no mejora en lo absoluto, es posible que necesites una cirugía. Esta lleva por nombre circuncisión y se recomienda hacerla después de los 2 años de edad. ¿En qué consiste? Se retira por completo la capa de piel que cubre all glande, liberando también el frenillo del pene.

  • Anillo plástico

El anillo se introduce alrededor del glande y por debajo del prepucio. Conforme pasa el tiempo. Este va cortando la piel y facilitando el movimiento ¡woow!

Esta cirugía no tarda más de 30 minutos y se puede realizar sin anestesia.

¿Te das cuenta lo importante que es cada una de las partes de tu cuerpo? Cada una desempeña una tarea única, que si no se lleva acabo de la mejor manera repercutirá en tu salud o en el funcionamiento de otra parte de ti. Cuéntanos, ¿qué otros datos conoces sobre la fimosis?

Notas relacionadas con 'Fimosis cuando el prepucio no baja':

Prepucio, ¿qué es y para qué sirve?. Aquí

Qué hacer en caso de fractura de pene. Aquí

7 básicos de la higiene sexual masculina. Aquí