Cuando tu tiroides deja de funcionar

¡Comparte en tus redes!

Es cierto que el estreñimiento, la fatiga y el dolor muscular o articular pueden tener varios orígenes, pero si se presentan con alteraciones de tu periodo menstrual, aumento de peso y depresión, podríamos asegurar que son señales claras de que tu tiroides ha dejado de funcionar.

La tiroides es una glándula ubicada en la parte anterior del cuello, justo encima de donde se encuentran las clavículas. Ella es la responsable del funcionamiento del metabolismo, pues se encarga de producir las hormonas que controlan la forma en que las células usan la energía disponible en tu cuerpo.

Cuando la tiroides deja de producir suficientes, tu cuerpo deja de funcionar adecuadamente. De ahí que te sientas agotada, tu piel se reseque, se te caiga el cabello y aumentes de peso; además de que presentes los síntomas que ya mencionamos.

Este padecimiento recibe el nombre de hipotiroidismo y afecta a más personas de las que puedes imaginar. De hecho, esta enfermedad es más común entre las mujeres, sobre todo cuando son mayores de 50 años.

¿Pero por qué deja de funcionar la tiroides? La causa más común es la tiroiditis o inflamación de la tiroides, que termina por dañar las células de la glándula. Sin embargo, el hipotiroidismo también puede ser el resultado de una infección viral o respiratoria, alguna enfermedad autoinmune y el embarazo.

Debes saber que algunos agentes externos pueden dañar la tiroides. Las personas que han recibido radiación en la cabeza o cuello para tratar algún tipo de cáncer también son propensas a desarrollar hipotiroidismo. Lo mismo ocurre, con aquellos pacientes que son tratados con medicamentos que contienen litio y amiodarona.

Si has presentado alguno de los síntomas que hemos mencionado, es importante que acudas con tu médico y te realices el examen necesario para detectar alteraciones en el funcionamiento de la glándula. En realidad, sólo debes hacerte un análisis de sangre muy sencillo en el que se evaluarán los niveles de hormonas tiroideas en tu sangre.

Ten presente que el hipotiroidismo no se cura, pues no hay forma de revertir el daño en la glándula; sin embargo, puede controlarse fácilmente con un medicamento de sustitución hormonal, que permitirá que tu cuerpo funcione adecuadamente.

Es importante que no ignores el problema, pues al no funcionar adecuadamente tu metabolismo, puedes desarrollar enfermedades cardiovasculares, diabetes y hasta infertilidad.

¡Cuida a tu cuerpo!