¡Comparte en tus redes!

Porqué los niños prefieren los dulces a las verduras

¿Tu hijo es súper remilgoso con las verduras? No es novedad que te compartamos este dato, es una ondita que viene instalada en su cerebrito, de fábrica y la razón aún no la conocemos. Hoy te vamos a hablar acerca del porqué los niños prefieren los dulces a las verduras. Ya no hagas más bilis y siéntate a leer nuestra nota.

Sabiduría Que Ayuda: Según estudios  basados en información de la Encuesta Nacional de Salud y nutrición realizada por el instituto nacional de salud pública cada 2 de cada 10 niños entre 1 y 9 años no consume verduras en su dieta. Sólo 5% de los niños entre 4 y 13 años consumen frutas en el desayuno.

Porqué los niños prefieren los dulces a las verduras

La gran parte de los hábitos, gustos y acciones que adoptan los niños en la etapa de crecimiento vienen heredados por parte de mamá y papá. Conforme han pasado las generaciones los problemas alimenticios han trascendido con ellas porque los niños prefieren los dulces a las verduras.

Aun cuando sabemos que son ricas en nutrientes, para la mayoría de nosotros es prácticamente imposible comer verduras. ¿Por qué? No estamos muy seguros de los motivos, pero creemos que algo tiene que ver con su sabor, la consistencia, y que son bajas en calorías. Los niños se encuentran en crecimiento y lo que necesitan es glucosa para andar con pila todo el día.

Pese a ellos, estamos firmemente convencidos de que debemos modificar nuestra dieta, y de paso lograr que los más pequeños de casa también coman verduras. Por mucho que les gusten, no puedes alimentarlos con galletas y golosinas, así que habrá que adoptar algunas medidas.

Si no tienes idea de cómo conseguir que coman ensalada y ya te cansaste de esconder las verduras en la comida, aquí te dejamos algunos tips que te serán de utilidad:

  1. Ejemplo. Como con muchas otras cosas en la vida, los niños aprenden a comer verduras a través del ejemplo. Así que debes olvidarte de tu aversión por el brócoli y comerlo frente a ellos. Ojo, no puedes hacer caras y tragarlo sin saborearlo. Tus hijos deben notar que disfrutas comerlo.
  2. De la vista nace el amor. Para que se las coman, debes asegurarte de que las verduras tengan un buen aspecto. Si les das algo oxidado, seco o a punto de echarse a perder, no puedes pretender que lo consuman.
  3. Compras. Invítalos a comprarlas y permite que escojan. De regreso a casa, deja que participen en el proceso de preparación de alimentos. De esta manera valorarán más la comida.
  4. Compañeros. Dado que mientras están en la escuela no puedes controlar lo que comen o dejan de comer, sería bueno que llegaras a un acuerdo con los padres de sus amigos y/o compañeros para que, determinados días de semana, lleven verduras en su lunch.
  5. Snacks. Para que en esos momentos de hambre no coman frituras o golosinas, te sugerimos que tengas preparadas bolsas de snacks con tiritas de zanahoria, pepino jícama, pepino, etcétera. Incluso, puedes tener a la mano dips, chamoy o chile piquín para acompañarlas.
  6. Variedad. Utiliza distintas verduras. Si cada semana les das jícama o zanahoria, las acabarán odiando. Recuerda que, si las preparas de diferentes maneras, será más sencillo que las coman.
  7. Aprovecha el hambre. Algunos nutriólogos recomiendan comer un pequeño plato de verduras antes de la comida o la cena, pues tendrán suficiente hambre como para comer lo que sea. Si se las sirves al final o con el plato fuerte es probable que no las toquen.

Aplica alguna de estas ideas a su dieta diaria y veras como por qué los niños prefieren los dulces a las verduras, será cosa del pasado.

Notas relacionadas con 'Porqué los niños prefieren los dulces a las verduras':

Cómo saber si algunas verduras están maduras. Aquí

Cómo saber si algunas frutas están maduras. Aquí.

Ideas para mantener frutas y verduras frescas por más tiempo. Aquí.

IdeasQueAyudan